UPA recuerda el papel crucial de los agricultores en la gestión de los recursos hídricos

Noticias - España

www.nosolomerida.es | La agricultura española es un ejemplo de que es posible producir más y mejor con menos agua. En el Día Mundial del Agua, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha recordado el papel crucial de los productores de alimentos en la gestión del agua, así como en el aprovechamiento de este recurso para generar vida y empleo en las zonas rurales. “El agua es vida, dice el tópico. En el mundo rural, lejos de ser un lugar común, es la pura realidad.”, han defendido.

“Innovación y tecnología deben ser los aliados de los agricultores en la búsqueda de soluciones para adaptarnos a los recursos hídricos a nuestro alcance”, así se han manifestado desde la organización agraria UPA con motivo de la celebración hoy, 22 de marzo, del Día Mundial del Agua.

“En España sobran los ejemplos de que es factible producir cantidad y calidad con el agua de la que disponemos”, han recordado desde UPA. Para ello, es “imprescindible” invertir en nuevas infraestructuras y en la modernización de las existentes. Además de facilitar que los avances tecnológicos que permiten ahorrar agua lleguen a las explotaciones pequeñas y medianas de carácter familiar.

Sin agua no hay vida en los pueblos


El cambio climático es un hecho, reconocen los agricultores, y las previsiones sobre disponibilidad de recursos hídricos “nos obligan a trabajar para hacer posible una producción agraria sostenible que respete y aproveche nuestros recursos hídricos”.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos ha reivindicado los cultivos de regadío como un “factor clave” para el desarrollo rural. “Sin agua no hay producción agraria y sin ésta es inconcebible la vida en los pueblos”, han afirmado. Una hectárea de regadío produce seis veces más que una de secano y genera hasta cuatro veces más empleo.

UPA ha pedido a las Administraciones inversiones en tecnología, innovación e infraestructuras, así como unas políticas públicas que hagan compatibles la agricultura familiar y la conservación de un bien público fundamental como es el agua. “Plantear una contraposición entre agricultura y medio ambiente resulta completamente erróneo; ya que los agricultores son los primeros interesados en la conservación de los recursos naturales y, de hecho, es su actividad la que muchas veces contribuye al mantenimiento de un medio ambiente saludable”, han sentenciado.

COMPARTIR:

Find us on Facebook
Follow Us