Emigrantes invisibles

Opinión - Cartas

www.nosolomerida.es | “Un Emigrante va con una mochila llena de cosas, no sólo de ropa, llena de costumbres y sueños , no es fácil alejarse de todo”,

La experiencia de ser extranjero ha determinado toda mi vida.

En el tren de la memoria vemos como los emigrantes españoles se vieron inmersos en condiciones durísimas de trabajo, como su alojamiento consistía en unos barracones al lado de las fábricas, porque lo que interesaba era “que rindiesen”. Sus dificultades con una lengua que desconocían por completo, con jornadas maratonianas de trabajo, con la necesidad de ahorrar todo lo posible para enviar dinero a España.

También la solidaridad entre los propios emigrantes, y el tener que hacer frente a un racismo y a un desprecio latente hacia los inmigrantes latinos por parte de los alemanes

Un momento muy triste, como también la esperanza a una vida mejor, la historia se repite una y otra vez.

Son tres puntos importante que me hicieron tomar esta decisión de Emigrar , una es por falta de empleo, otra es por la inseguridad económica  que hay en el país  y miedo a perder la custodia de mis  hijos , y la tercera es que no se puede vivir allá en España por Tantos desahucios.

Aconsejado por mi padre, éste me dijo: "tu haz lo que te dé la gana, pero aquí en Zamora la vida está muy mal, no hay trabajo  hay mucha miseria" ...decidí ir Alemania ,unos hermanos de mi madre vivieron en Solingen  con ocho  hijos les fue muy bien.

La única que sabía que embarcábamos  para Alemania  era Nati una vecina muy amable del barrio de San Lázaro (Zamora). El paro la precariedad nos hizo quedar a mal con la poca familia que tenemos,  perdimos todo, vendimos nuestro coche  juntando un pequeño capital de 1.200 €. Leandro y Yhasmin hicieron su maleta,  prepararon su equipaje, Yhasmin metió su  bufanda y un saco (jersey), unos pantalones de paño, Leandro emocionado, junto a sus prendas limpias con perfume del hogar. .. Embarcamos (en Madrid  en un avión  Alemán  repleto de Españoles  y Extranjeros)
A nadie le resulta fácil hacer la maleta, y dejar atrás todo lo que le resulta familiar, para enfrentar un entorno nuevo. Pero es especialmente difícil cuando esto ocurre en una época de tu vida donde hay tantos cambios físicos y emocionales.

La impresión es que cuando nos tenemos que  bajar del Avión, y nos vemos   completamente desamparados, es muy feo y muy triste. por muy linda que sea la ciudad feísimo es todo, porque no ves ninguna cara conocida, nada, no ves nada. y sabiendo que no te espera nadie

Hoy recordamos  la mudanza a Alemania. Al igual que muchas familias se mudan, no nos  mudamos  muchas veces, por lo tanto no estábamos acostumbrados, Coral  estaba preocupada. En realidad, Yhasmin estaba tan entusiasmada de pensar que iba a vivir en el extranjero, que no pensó en los desafíos que enfrentaría en un lugar donde no se hablaba su idioma. También le sorprendieron las diferencias culturales — cosas que no había anticipado ya que había supuesto que vivir en Alemania sería como vivir en España.

Mudarnos  a Alemania  significó adentrarnos  en lo desconocido. Pasar de sentirnos  cómodos y en control a movernos  en la incertidumbre.

Los pilares sobre los que había edificado mi vida se habían desplomado de un día para otro, y todo a mí alrededor se tambaleaba.

De pronto hasta lo más trivial resultaba complicado.

No conocía la ciudad. No sabía dónde ir a comprar el pan, ni cuáles eran los restaurantes,  ni comercios, ni a dónde narices iba la línea 9 de autobús. Cuando yo llegaba a mi casa de mi trabajo no sabía qué hacer.

Poco a poco esta situación empezó a pasarme factura. Gané 10 kilos y cada día que pasaba me sentía peor, tanto física como anímicamente. Estaba triste, desanimado y sin ganas de hacer nada. Además, como era pleno invierno el cielo siempre estaba nublado y anochecía a las 4 de la tarde iba cuesta abajo y sin frenos, hasta que el universo me dio un toque de atención en forma de ataque de asma Ese fue el día que empecé a reconstruir mi vida y a aprender de  verdad, a vivir en otro país y en otra ciudad

José Mateos Mariscal
Wuppertal Alemania

 

COMPARTIR:

Find us on Facebook
Follow Us