Mérida está sucia

Opinión - Paqui Chaves Sánchez

www.nosolomerida.es | Opinión | Paqui Chaves Sánchez | Qué sucia está Mérida. Y no me refiero a los barrios, porque parece que eso es algo habitual y ya tan normal que solo nos importa a quienes vivimos en ellos. Cuando hablo de una ciudad sucia me refiero a toda ella, también a las zonas turísticas y de ocio que deberían ser referente en una capital que presume de turística, cultural, musical…

Desde que el tiempo mejoró y apetece pasear frecuento las márgenes del río Guadiana accediendo por las rampas de la avenida de Roma y el aspecto que presentan es nauseabundo. Se han secado y pegado al suelo todos los restos que han ido soltando los árboles durante mucho tiempo, a lo que hay que añadir las cacas de los perros y de las personas, que más parecen animales que seres humanos por su comportamiento, y los jaramagos que se desprenden de unas zonas verdes a las que les queda poco más que su nombre.

Coincido algunas veces con visitantes de otros lugares que aprovechan el buen tiempo para pasear y siento vergüenza por el aspecto que presenta mi ciudad. Cuando he viajado fuera y al bajarme del coche he visto el lugar de destino sucio tengo que confesar que, por mucho que mejoren las cosas después, esa primera impresión marca para siempre, es fundamental. Por eso me parece tan importante la imagen que estamos dando a las personas que nos visitan, además de lo insalubre que puede resultar para quienes vivimos aquí.

No sé si se debe a mi época de concejala o es que me gusta escuchar a todas las partes antes de hablar de algo, el hecho es que desde hace algunos años el número de trabajadores de la empresa de limpieza se ha reducido prácticamente a la mitad. Como consecuencia de ello quienes antes se ocupaban de una zona ahora tienen que hacerlo de dos o tres, repartiendo los días y las horas para que les dé tiempo, con el consiguiente empeoramiento de la limpieza. Los llamados puntos limpios, que no son otra cosa que la acumulación de todos los contenedores de basuras y reciclaje en el mismo lugar delimitado por unas maderas cutres y feas, están rodeados de restos de basuras malolientes. Y así podemos continuar con las aceras, los parques, los puentes…

Pero que yo sepa, cuando una empresa presenta una propuesta para hacerse con la gestión de un servicio público como la limpieza, la recogida de basuras o las zonas verdes lo hace consignando el número de trabajadores que contratará, la maquinaria utilizada, la frecuencia con la que se actuará en cada zona y todo ello garantizando que la ciudad estará limpia, porque para ello presenta esa propuesta y no otra, y para ello se fija un canon que le paga el ayuntamiento y que cada año aumenta. Si la propuesta que presentó y con la que concursó junto a otras empresas no se estuviera cumpliendo será el ayuntamiento el encargado de exigir los resultados comprometidos y velar por una ciudad limpia y unas zonas verdes cuidadas.

Cuestión diferente es que la propuesta aprobada no sea suficiente para una ciudad como Mérida. En ese caso estaríamos hablando de una posible estafa o, como mínimo, de mala fe y posible engaño. Y no me sirve la excusa de que el ayuntamiento tarda en pagar o se retrasa, la empresa que gestiona estos servicios en Mérida no es ninguna mindundi que no pueda hacer frente a sus compromisos.

Se acercan las fechas del Festival de Teatro Clásico, este mismo mes empiezan las actuaciones musicales y los conciertos, ha terminado hace muy poco el Festival Grecolatino, el buen tiempo hace que los turistas aprovechen para visitar nuestros monumentos. En fin, yo creo que la ciudadanía emeritense nos merecemos vivir en una Mérida limpia y con zonas verdes cuidadas, porque para eso pagamos nuestros impuestos y elegimos a nuestros representantes en el ayuntamiento, para que nos defiendan. Pero si esto no es suficiente, háganlo por el turismo. Porque nuestros hijos, que no encuentran otro tipo de trabajo más acorde a su preparación y cualidades, puedan al menos trabajar en la hostelería sin tener que emigrar. O háganlo porque en apenas dos años volverá a haber elecciones. Pero háganlo. Qué podamos vivir en una ciudad limpia.     

 

COMPARTIR:

Find us on Facebook
Follow Us