¿Y los “simpatizantes” qué?

Opinión - José Luís Arellano Herrera

www.nosolomerida.es | Opinión | José Luís Arellano Herrera | Hace ya muchos años, bueno yo pienso que desde siempre, los partidos políticos, se han nutrido principalmente de sus militantes (personas identificadas totalmente con la ideología de los Partidos), con mayor o menor diferencia ideológica, pero afines totalmente a sus proyectos sociales, materiales y éticos y naturalmente tolerando la disciplina interna de los mismos.  

Pero es bien cierto, que el soporte humano mayoritario de los partidos políticos, han sido siempre los Simpatizantes, las personas, que de una u otra manera, han confesado sus preferencias políticas, respaldando con sus votos, esos proyectos de sociedad,  sin  pertenecer directamente a la organización militando en ella.

Es bien cierto, que si no fuera por todos  los “Simpatizantes”, ¿Que sería de los partidos políticos a la hora de poner en práctica un proyecto político, en unas determinadas situaciones?. ¡Imposible!,  sería imposible. Y es que cuando se habla de proyecto político, no se habla de llevar a la práctica una idea personal unitaria, se trata de llevar a la práctica una idea global, estudiada de antemano, para mejorar la sociedad en su conjunto.  No se puede obtener una mayoría absoluta, ni gobernar de espaldas y sin apoyo de la clase media; sin el apoyo del “Simpatizante”. Por esa razón y no otra, la figura del “simpatizante”, debe ser estudiada en el seno de los Partidos Políticos y darles el respaldo y  la representatividad  que  ejercen  de  forma  indirecta,  pero  positiva.

Con el apoyo de los Simpatizantes, los partidos políticos que se han visto en la obligación de gobernar, han conseguido que España sea, una sociedad  más equitativa, más justa, más cohesionada. Es una sociedad, en la que se han encontrado cauces y soluciones dentro del marco constitucional, para darle viabilidad a nuestros problemas de convivencia y de todo tipo.

Hemos conseguido un país de jóvenes más cultos, integrados en el mundo que nos rodea, a sabiendas de que están protegidos contra todos los riesgos de una sociedad vorágine. Con la ayuda de los Simpatizantes, los partidos políticos han conseguido una casi perfecta sociedad democrática, en la que los ciudadanos ejercen sus derechos y sus obligaciones y que como consecuencia de ello, pueden exigir comportamientos más activos a los poderes públicos, para vivir en igualdad.

Esta es la razón por la que hoy me he planteado, que sería conveniente que esa figura del Simpatizante, se potenciara mucho más en el seno de los partidos políticos, porque no en balde, son el fermento voluminoso del que se nutre nuestra Sociedad.  Son en definitiva,  los que al final deciden.  ¡Quieran los políticos o no!.   

COMPARTIR:

Cigabuy INT


Joomla Templates and Joomla Extensions by JoomlaVision.Com
Find us on Facebook
Follow Us